MIEMBRO DE:

   

  • Iván San Martín (2001/03)

    Alias “Ilustrator”, hedonista empedernido, sutil melómano, original de Mambrilla de Castrejón, “de Mambrilla, de Mambrilla!” éste “casta” derrocha arte por los poros de su piel. Amigo siempre fiel y colaborador eterno de xy, se exilió a Florencia con el beneplácito de su santidad, para perfeccionar su trazo... hoy en día “sobrevive como soldado de fortuna” en Valladolid, a caballo entre la agencia donde trabaja como diseñador gráfico y su estudio de pintura e ilustración, lugar, donde el tiempo se detiene entre “capotrazos” o reflexiones gráficas; y crea, dibuja o debate al calor de un Ribera del Duero... a su vez, y con sumo placer, enciende cigarrillos de combustión infinita...

  •  
  •  
  • José F. Peláez (2002/05)

    “Primus inter Pares” del marketing “sucio”, este “chauvinista” pucelano de lances dispersos, entre Paula, Morante y “Joseto”, cómplice confeso de #crímenesperfectosquenocometimos, Inventario de Planes Perfectos, idealista sin estar en la lista, culé, ambidiestro, agitador y pasional, fiel, rápido y variable. Su paso por xy, denso, vital, intenso y prolífico. Compañero de imborrables e incontables fechorías, copas, risas y algún exceso... Peláez que "todo lo jode", aquí había un bonito texto. God save the King!

  • Diego Vegue (2003)

    “La Leyenda del Indomable”, estética Paul Newman, en “Dos Hombres y un Destino”, el que nos juntó una noche para negociar el desembarco de Iván y José a la factoría xy donde dejó una huella imborrable. De carácter aventurero, este incansable “Buscavidas” se encomendó a San Francisco, en busca del “American Way of Life”, dando “El Golpe” al Bank of America, donde se dedica a vender “El Color del Dinero”. Prolífico y polifacético, Peter “Pechín” Pan del marketing, y certero “Balabushka” en el filtreo...

  • Montse Porras (2010/...)

    Festivalera incansable de la conexión por cable, chica “ye-ye” del siglo XXI, de sonrisa perenne, y afonía #loslunesporlamañana, esta “Mata Hari” de los sistemas, programa devaneos digitales imposibles, lenguajes encriptados y códigos “Da Vinci”. Colaboradora indispensable en xy 2.0, dueña de un sillón “Z” vacante, y “en dos sillas y mal sentada”, soporta nuestros caprichosos arrebatos sin perder la compostura.