MIEMBRO DE:

   

 

Mi homenaje a Seve, un genio!


20/09/2011
imagen: 

Nació un 9 de abril de 1957 en Pedreña, (Cantabria), una fecha casi premonitoria pues ese día siempre forma parte de la semana de uno de los torneos más prestigiosos del mundo, el Masters de Augusta, que en su etapa más prolífica consiguió ganar en dos ocasiones.

Desde muy joven causó impresión al mundo entero, especialmente en las Islas Británicas, donde la admiración hacia el genio se convierte casi en religión. Su pasado humilde, hijo de campesinos, sin apenas recursos, hizo agudizar el ingenio y la creatividad de Seve, el pequeño de cuatro hermanos, desde que comenzó a dar sus primeros pasos.

En una época en la que el golf era un “coto privado” de la alta sociedad en España, en el Real Club de Golf de Pedreña, aprender, entrenar y por supuesto competir, era tarea “harto difícil” para el pequeño de unos humildes ganaderos que vivían de cultivar la tierra y de la leche que daban unas cuantas vacas… sin embargo, el genio siempre encontraba recursos y localizaciones alternativas para fajarse de esa “cruel” e incomprensible situación para él; en la playa, en horas de marea baja, o en el propio campo de golf, en las horas en las que no quedaba nadie y apenas había luz, Severiano insistía una y otra vez con un oxidado hierro 3 que había recibido obsequio de su hermano Manuel.

Con sólo 10 años ganó su primer torneo de caddies (desgraciadamente la única oportunidad que esa “sociedad” la brindaba de poder practicar el deporte que amaba, en el campo de golf y a la luz del día).

Desde entonces hasta su fatídica desaparición el pasado 7 de mayo, la historia, más o menos, la conoce todo el mundo, 5 Majors (3 Opens y 2 Masters),  vencedor en casi 100 torneos alrededor del mundo, victorias en la Copa del Mundo representando a España, en la Ryder Cup (como jugador y como capitán), número 1 del ranking mundial, promotor número uno del golf en España, Doctor “Honoris Causa” por la Universidad de St. Andrews, miembro del Hall of Fame, Premio Príncipe de Asturias de los Deportes…

Un palmarés así impresiona a propios y a extraños, y es que, era tal el dominio del genio Cántabro, que cuando consiguió su primer Masters y tras un meticuloso proceso de mentalización y focalización de sus objetivos (en la semana de un “Major”, Seve entraba en una burbuja de la que no salía hasta terminada la competición, apenas escuchaba a nadie y se aislaba del entorno para centrarse en su único objetivo, la victoria),  de regreso en el avión, le preguntaron por qué no expresaba o exteriorizaba su alegría, ya que había ganado uno de los torneos más prestigiosos del mundo, a lo que él respondió que en el vuelo de ida hacia Georgia, ya se había visto vestido con la chaqueta verde venciendo el Masters con autoridad…

La razón que me lleva a escribir este post o entrada en este blog , más allá que el debido homenaje a uno de mis ídolos (fundamentalmente dedicado al universo de la creatividad y/o la comunicación), es debido a los paralelismos que se crean entre la trayectoria de Ballesteros y los fundamentos necesarios para lograr alcanzar los objetivos con garantía de éxito.

escasez de recursos = búsqueda de otras alternativas

oportunidad = aprovechamiento de la misma

ingenio + trabajo + carácter + talento = Éxito

Competencia = Competición

Focalización de objetivos = Clave para la consecución de los mismos

Sirva este humilde e incompleto homenaje a uno de los talentos más inspiradores y motivadores del siglo XX; Allá donde estés,  gracias por existir, por haberme hecho tan feliz viéndote jugar al golf, por tu raza, y por enseñarme a aplicar en la vida los conceptos que a tí te llevaron a ser un genio en el deporte y una persona con un carácter tan singular como arrollador en la vida, con entereza, determinación y respeto.

Hay que luchar hasta el final, nuestra existencia “global” (odio el concepto, por cierto…), hoy en día, es una jungla donde sobreviven los más fuertes, (en estricto sentido figurado), haciendo un paralelismo con el golf, la vida es pura competición, cometemos boggeis, y fallamos putts de un metro, jugamos con presión o a veces relajados, y a veces ganamos, pero casi siempre perdemos…

La vuelta perfecta no existe.

+INFO seveballesteros.com